Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on jun 26, 2014 | 0 comments

Som Energia: cooperativa de energía verde

Som Energia es una cooperativa de energía verde. Como cooperativa, los socios son los miembros de la empresa y las decisiones se toman de forma asamblearia. Empresa de energía verde porque producen y comercializan energía que se origina gracias a fuentes energéticas renovables. Todo empezó en la Universidad de Girona, donde un profesor quiso poder acceder a este tipo de energía de una forma similar a como lo hacía en su país de orígen. Él y un grupode estudiantes iniciaron lo que es hoy Som Energia, una empresa con el objetivo de cambiar el sistema energético para que sea sostenible y democrático.

 

Una cooperativa de energía verde

La importancia de la energía renovable y de su control democrático

Conceptos clave: crisis energética | energías renovables | reforma energética | cooperación

Como ya se ha repetido en incontables ocasiones, el modelo energético actual se basa en gran parte en la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural), que clasificamos como fuentes de energía no renovables debido a que los consumimos más rápido de lo que tardan en generarse. El crecimiento descontrolado y el ritmo de consumo desenfrenado de las últimas décadas se ha comido gran parte de las reservas de combustibles fósiles disponibles, y desde hace ya unos años los expertos apuntan que estas fuentes de energía se están agotando. Aún así, recientemente se están descubriendo nuevos “yacimientos” pero la extracción resulta más costosa, debido a que no son de tan fácil acceso.

Si tenemos en cuenta que los recursos energéticos convencionales escasean, que los costes de extracción seran cada vez mayores, y que la demanda energética va en aumento, sólo podemos llegar a una conclusión: en el futuro vamos a pagar más por unidad energética consumida de lo que pagamos ahora. Pero dejando de lado el coste económico, también deberíamos preguntarnos qué pasa con el coste ambiental de extracción, ¿este aumentará también? Posiblemente lo haga, ya que los métodos de extracción serán cada vez más agresivos debido a la dificultad de obtención del combustible (véase: obtención de gas de esquisto mediante “fracking”).

Y a todo esto cabe añadir las emisiones tóxicas y de CO2 liberado durante la quema de combustibles fósiles. Estas emisiones comportan graves consecuencias sobre la salud de las personas, y son  las responsables de uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el planeta, el cambio climático.

Por otra parte, la mayoría de la energía consumida en España proviene del exterior. Según datos de la Unión Europea, la tasa de dependencia energética española es del 76,7%. Es decir, más de dos terceras partes del consumo interior bruto de la energía de España en 2010, procedió de importaciones de otros países. Para hacernos una idea, la tasa europea del mismo índice es de un 52,7 % en 2010. Datos del banco mundial del mismo año, nos informan de que el 76% de la energía consumida por el estado español provenia de combustibles fósiles. El mayor combustible importado por España es el petróleo, seguido del gas natural. Entre los principales países que exportan petróleo están Irán, Nigeria, Arabia Saudí, Irak, Rusia, Libia y México. Para gas: Argelia, Qatar, Noruega, Nigeria y Egipto (página 61 del boletín económico de España.)

Como se ha comentado, las reservas escasean y depender del exterior no es una muy buena estrategia. Además, muchos de los consumidores seguramente desaprueban las políticas empleadas y se lamentarán de las consequencias sociales que conlleva la explotación de combustibles fósiles en algunos de estos países que llenan el depósito de nuestros coches, alimentan nuestras cocinas de gas y calientan nuestras casas durante el invierno. Podríamos ser menos dependientes si produjéramos un mayor porcentaje de la energía que consumimos y si fuéramos más eficientes energéticamente.

Hay estudios que demuestran que España puede, sin duda, producir más energía y dejar de depender del exterior. Greenpeace ha publicado una serie de estudios (Renovables 2050, Renovables 100%  y Energía 3.0) basados en el desarrollo y capacidades de las renovables en la España peninsular. En estos estudios se concluye que un sistema eléctrico basado exclusivamente en fuentes energéticas renovables podría satisfacer todas las necesidades de energía en todos los sectores (transporte, edificación, industria, etc.), y como conclusión relevante, en el informe Renovables 2050, se estima que el potencial de las renovables sería capaz de abastecer más de 56 veces la demanda eléctrica para el 2050. Es evidente que un cambio de modelo energético es necesario y urgente, y éste debe apostar indudablemente por las energías renovables.

Pero en vez de seguir esa dirección, nuestros políticos, con la última reforma energética española se dedican a castigar a las renovables, encareciendo su coste y disminuyendo la competitividad en el mercado energético de las empresas productoras y comercializadoras como pueden ser las cooperativas de energía verde como Som Energia. Está claro que a los políticos poco les interesa el autoconsumo, la eficiencia energética y el desarrollo de las renovables, y menos aún si las empresas productoras y comercializadoras de energía verde se enmarcan dentro de la economía social. Las grandes compañías que forman el Oligopolio energético español – Endesa, Gas Natural, Iberdrola, Hidrocantábrico y E.On – y los partidos políticos dominantes apuestan por seguir con un modelo energético que mantiene el flujo de capital creado por los negocios con los países exportadores. Además, resulta “casual” que estas empresas sean el refugio de ex políticos de los partidos mayoritarios.

En materia energética, ya existen alternativas a nivel español que nos permiten avanzar hacia un cambio de modelo energético, democrático, sostenible y que empodere a la sociedad. Si una cosa ha demostrado esta crisis española y mundial es que hace falta que la clase social domine a la clase política y a los grandes oligopolios. La información es libertad porque cuando conoces las alternativas de las que dispones, puedes elegir lo que más se adapta a tus creencias. ¿En qué mundo quieres vivir? ¿Hay soluciones? ¿Puedes hacer algo al respeto? Aquí hay una para el sector de la energía: Som Energia.

Artículos de interés

Sepa mas sobre esta iniciativa en:

https://www.somenergia.coop/

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *