Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on abr 28, 2013 | 0 comments

Soil For Life: Una huerta orgánica en todas las casas

 

Cristina estaba en Ciudad del Cabo y recibió una llamada. Mediante el CES, el proyecto que visitábamos allí, supieron de nosotras y ¡nos pidieron que hiciéramos un vídeo y unas fotos para su web! Encantadas, por supuesto. Sobretodo después de ver lo que hacen. Capacitar a las personas para que ellas mismas reduzcan su inseguridad alimentaria, con huertos urbanos. Una manera ecológica de alimentarse y una alternativa a los medios industriales y globalizados de producir y distribuir comida.

 

Una alternativa con muchos colores

Conceptos clave: cultivo ecológico | horticultura doméstica | seguridad alimentaria |

En el coche con Sandi, recorremos algunos de los demasiados kilometros de Townships de Cape Town. Fabela, slam, barrio de chabolas… diferentes nombres para un fenómeno internacional, a cuya existencia desgraciadamente nos hemos acostumbrado, hasta el punto que en Ciudad del Cabo forman parte del paquete de visitas turísticas, en fin. Todo es arena gris y estéril. Gris por fuera y gris por dentro. Gris apático, gris de falta de oportunidades, gris sin ilusión, porque el pasado es gris y el futuro también. Aquí en medio, vemos un oasis verde y de colores. Verde lechuga, rojo pimiento y hasta amarillo de flores. Es la casa de Charles, que con la ayuda de Soil for Life ha montado una huerta en su casa, que no sólo le da de comer. Le da ánimos, autoestima, orgullo e ilusión.

Es sólo un ejemplo del trabajo de soil for life, que se dedica a enseñar, a todo el que esté interesado, cómo cultivar alimentos de manera ecológica en su casa. Incluso a hacer compost y utilizar sus propias semillas. Y el “Home Food Gardening Program” (Programa de Horticultura Doméstica) es un programa que se centra en hacerlo en las township, donde la formación debe estar subvencionada y las huertas necesitan más seguimiento.

Pat, una de las personas al frente del proyecto, de lo que más habla es de inseguridad. Al margen de la violencia o la criminalidad. La gente en las townships no sabe qué va a comer el próximo día ni de dónde vendrá esa comida, no sabe si podrá comprar ropa o si podrá pagar la escuela de sus niños. Cruzan los dedos para que nadie se ponga enfermo, ni les duela una muela, ni se rompa algo de la casa.

Por eso, la palabra clave aquí es Seguridad Alimentaria. Y la seguridad se consigue mediante autonomía y sostenibilidad. Se hace evidente que lo ecológico es aliado del desarrollo social. En estas huertas no entran fertilizantes y ni semillas, y los “contenedores” que utilizan son reciclados. Así, los horticultores no necesitan dinero para mantener y hacer crecer su huerta. El suelo se alimenta, no se degrada y además se convierten en productivas superficies que antes no lo eran. Y Soil for Life hace un esfuerzo por dar una formación completa y formar formadores, para que las huertas puedan funcionar, insistimos, de manera autónoma y sostenible.

Creemos que el “home food gardening program” es muy potente. La gente aprende algo nuevo, es muy creativo y se toma conciencia de que los espacios con potencial para cultivar son muchos más de lo que uno pensaría. Además, soil for life está generando conciencia de los problemas ambientales, locales y globales, mediante algo práctico. Alivia la pobreza, no dando, sino ofreciendo las herramientas para que la gente se puede autoabastecer. Y, a la vez, implementa una forma alternativa de alimentarse. Una alternativa ecológica, pero también una alternativa fuera del sistema de producción y distribución de comida dominado por un puñado de multinacionales que operan en situación de oligopolio y usurpan los márgenes de beneficio que pertenecen a agricultores, ganaderos, pequeños comerciantes y consumidores.

Una alternativa, el huerto urbano, totalmente replicable en una amplia gama de contextos. Es una alternativa factible para sustituir en parte la manera en que se crea y se distribuye la comida, formada por muchos pequeños rincones de oposición al supermercado y muchas macetas reivindicativas en las casas. Invitamos a todo el mundo a ser creativo y poner un poco de verde masticable en casa, aunque sea en un piso.

Visualiza las fotos sobre esta iniciativa abajo:

Un lavabo reutilizado para plantar verduras

Sepa mas sobre esta iniciativa en:

http://www.soilforlife.co.za/

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *