Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on jul 15, 2013 | 0 comments

Movimiento Campesino de Santiago del Estero

Movimiento Campesino de Santiago del Estero

El MOCASE, Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Argentina), nació en el año 90 como respuesta a los ataques que los campesinos de esta zona estaban sufriendo por parte de personas o empresas que aparecían reclamando las tierras en que ellos han crecido y vivido, de las que se han alimentado, durante varias generaciones. Los campesinos no tenían títulos de propiedad. Llegaba alguien supuestamente propietario y los desalojaba. Algunos se fueron, y muchos otros se organizaron para resistir.

 

Una asamblea de base en el lote 38, Quimilí.

Screen Shot 2016-05-15 at 10.42.12A principio de siglo Santiago del Estero era una zona maderera. El gobierno de Argentina vendió grandes extensiones de tierras a quienes explotaban los bosques, hasta que allá por los años 40-50 el negocio de la deforestación dejó de ser rentable. Las empresas se fueron y muchos de los habitantes, locales o venidos desde otras zonas para trabajar, se quedaron. Dejaron de talar árboles y se convirtieron en campesinos, principalmente ganaderos. Hicieron sus ranchos, cavaron sus pozos y criaron sus animales. Se asentaron en tierras que no le interesaban a nadie, aunque nunca tuvieron una propiedad escriturada.

En los 80-90, las nuevas técnicas de cultivo desplazaron la frontera agrícola. Es decir, las tierras que antes solo servían para las cabras eran, de pronto, rentables para el cultivo de soja transgénica fertilizada fumigada. Y entonces sí, entonces los supuestos dueños de las tierras salían de debajo de las piedras. Al margen de los títulos falsos o de ventas de tierras sin tenencia clara, al margen de lo dudoso de estas afirmaciones de propiedad, los campesinos tienen a su favor la ley veinteñal, por la que se reconoce la propiedad de la tierra a quien haya vivido en ella y la haya trabajado de forma pacífica por un periodo superior a 20 años.

Aún teniendo esa herramienta legal las cosas no son tan fáciles. Los campesinos han sufrido atropellos y abusos por parte de los supuestos propietarios o de la policía, también injusticias legales. Las máquinas se meten en sus tierras a “limpiar”, les han destruido casas y ha habido heridos y muertos. Pero ellos siguen resistiendo y desde que el MOCASE está organizado ninguna familia ha dejado su rancho, han aguantado todos los intentos de desalojo, apoyándose mutuamente, con acampadas en defensa de un territorio, con acciones para sacar la maquinaria, y también por lo legal, aprendiendo de sus derechos y reivindicándolos. Y siguen en alerta, porque los problemas persisten.

En estos 23 años la organización ha madurado. Además de unirse para defender sus tierras ahora están unidos para comercializar sus productos, también para formarse y para reivindicar la forma de vida campesina. Muestra de ello son las carnicerías y la venta de productos elaborados a Buenos Aires, la escuela de agroecología, la formación en salud, el proyecto de la universidad campesina, la radio comunitaria y muchas más iniciativas en diferentes ámbitos.

Screen Shot 2016-05-15 at 10.42.21

A la derecha el monte donde pastan las vacas de la familia Galván Vivas. A la izquierda campo listo para sembrar soja.

Quiero centrarme en la parte más reivindicativa. Los problemas, en principio individuales, de tenencia de tierras han desembocado en una politización del campesinado en esta región. Es una politización hacia dentro, en cada una de las alrededor de 9000 familias que componen el MOCASE, y hacia fuera, participando activamente en el argentino Movimiento Nacional Campesino Indígena y en la Vía Campesina, el más importante movimiento internacional defensor de la agricultura campesina, al que se atribuye el concepto de soberanía alimentaria. Los campesinos del MOCASE han pasado a entender que forman parte de un conflicto global: no se trata de ellos contra quien reclama su tierra, se trata del campesinado contra la agricultura industrial, o lo que es lo mismo, soberanía alimentaria versus agricultura al servicio del mercado globalizado o, en definitiva, la agricultura para las personas versus la agricultura para el capital.

Screen Shot 2016-05-15 at 10.42.28

Uno de tantos carteles que cuelgan de las paredes en las casas de Santiago del Estero

La forma de vida campesina tiene un impacto ambiental mucho menor que el urbano. Utilizan menos energía, menos agua, menos de todo. La ganadería extensiva que he visto aquí contrasta no solo con el maltrato animal de la forma de producir carne intensivamente, sino con la cantidad de petróleo que indirectamente lleva cada kilo de carne alimentado a base de soja traída de la otra parte del mundo, cultivada a base de fertilizantes también muy intensivos en energía. La agricultura y la ganadería campesinas no envenenan el suelo, lo cuidan, rotan cultivos y no tienen la necesidad de maximizarlo todo. Los limitantes para el nivel de producción suelen ser la cantidad de trabajo que pueden aplicar, la necesidad para la subsistencia familiar o la inversión que puedan hacer. De esta manera no se “explota” necesariamente toda la tierra al máximo y quedan sin trabajar áreas de bosque que se aprovechan para leña, plantas medicinales, para caza… y que de paso suponen un servicio ambiental para todos.

Los defensores de la agricultura industrial y el acaparamiento de tierras en grandes latifundios arguyen precisamente que el campesino no utiliza la tierra eficientemente. Evitan considerar formas mucho más graves de ineficiencia en la producción de alimentos: la proporción vergonzosa de alimentos que se tira, un consumo de carne en países occidentales que llega a lo insano (se necesita varias veces más superficie de tierra para producir un kilo de carne que un kilo de verdura o cereal), la pérdida de superficie fértil en urbanización e infraestructuras, la vergüenza de destinar tierras para producir biodiesel anteponiendo el alimento de nuestros coches al de las personas… A la ineficiencia en hectáreas hay que sumarle la ineficiencia energética y ambiental: las brutales deforestaciones para “ampliar la frontera agrícola”, la cantidad de petróleo que se destina a producir alimentos con su consiguiente aporte de emisiones, el despilfarro de combustibles en transportes de alimentos tan kilométricos como absurdos.

El campesino hace queso con la leche de las cabras y le da el suero a los cerdos. Utiliza el estiércol para la huerta y las peladuras de lo que sale de la huerta van para los cerdos. Lo poco que no se come del cerdo es para el perro. Es maravilloso ver que no se genera basura. Los pocos plásticos sirven de envases o como macetas. Me resulta de lo más eficiente.

La imagen que tenemos del campesino latinoamericano es muchas veces el que nos transmiten las ONGs en sus campañas de recaudación de fondos. Aparentemente tenemos que ayudarles a defender sus derechos, derecho a una vida digna, a tener acceso a la escolarización y a una buena nutrición, acceso al agua. Igual que ellos, nosotros también tenemos que entender que no se trata solamente de sus derechos como personas y como campesinos, se trata de un conflicto global que es el mismo para ellos y para nosotros. No es que los tengamos que ayudar, sino que son sujetos en lucha con quién ponerse a trabajar, son aliados imprescindibles para construir un mundo sostenible. Los necesitamos, nos necesitamos mutuamente.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *