Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on oct 15, 2015 | 0 comments

IBC, Bioregionalismo en defensa del Cerrado

IBC, Bioregionalismo en defensa del Cerrado

En un encuentro llamado Nova Terra, en Rio de Janeiro, supimos de la existencia de un pueblo con un fuerte movimiento alternativo cerca de Brasilia, la capital de Brasil. Allí se creó el IBC, Instituto Biorregional do Cerrado, uno de sus proyectos principales es la creación de una Ecoladea en medio de la Chapada dos Veadeiros. El Cerrado es el segundo mayor bioma del país y reconocido como la sabana con más biodiversidad del planeta, con una enorme abundancia de especies endémicas tanto de plantas como animales, muchas de ellas en riesgo de extinción debido a la rápida pérdida de hábitat, causado en gran medida por el feroz avance de las explotaciones agrícolas, principalmente de soja. Están en riesgo también las nacientes de importantes ríos y de los reservorios hídricos que hay en esa región, considerada como la caja de agua de Brasil.

 

Aparte de los aspectos ambientales, el Cerrado tiene gran importancia social. Muchas poblaciones viven de sus recursos naturales; diversas etnias indígenas, quilombolas (poblaciones de esclavos que huyeron),  geraizeros (originarios del Sertão, parte casi desierta de Brasil), ribeiriños (habitantes del río), entre otros, que forman parte del patrimonio histórico y cultural brasileño, siendo grandes conocedores de la biodiversidad del lugar. Más de 220 especies medicinales, 416 con diferentes usos prácticos; recuperación de suelos, construcción… y más de 10 tipos de frutos comestibles que son consumidos regularmente por la población local y vendidos en centros urbanos,  frutos como el Pequi (Caryocar brasiliense), Buriti (Mauritia flexuosa), Mangaba (Hancornia speciosa), Cagaita (Eugenia dysenterica), Bacupari (Salacia crassifolia), Cajuzinho do cerrado (Anacardium humile),  semillas de Barú (Dipteryx alata) o el Araticum (Annona crassifolia), siendo este último el nombre escogido para la Ecoaldea del IBC, que tiene la intención de consolidar un asentamiento humano sostenible.

IBC nace como una alternativa para ayudar a la preservación del Bioma Cerrado, pues aparte de las áreas de construcción individual (que representan una cuarta parte del total de la tierra), el diseño permacultural prevé un área de preservación permanente, áreas de plantación y espacios comunitarios con fines diversos. En la visión de esta comunidad, “hay un modelo de ocupación para una vida en harmonía con el Cerrado, que minimiza impactos, aumentando la autonomía alimentaria y energética de cada núcleo familiar.  Promoviendo un estilo de vida más integrado en la naturaleza, usando conceptos de economía solidaria y permacultura.”

Creado en 2012 con el objetivo de ser un centro de aprendizaje constante, para iniciativas de preservación y restauración de la Bioregión del Cerrado, son un grupo de formación diversificada en torno de la Cultura de la Sostenibilidad. Quieren viabilizar la creación e incubación de saberes, sueños y buenas prácticas para un mundo mejor, más justo, viable, armónico, alegre y sostenible. Realizan cursos, oficinas, vivencias, jornadas de trabajo colectivo, con un planeamiento continuo para la construcción de un centro eco-pedagógico en la Chapada dos Veadeiros, fortaleciendo el modelo de convivencia basado en las decisiones circulares, economía biorregional, permacultura, ecopedagogía y tecnologías sociales de bajo coste.

Considerando que el 20% de las especies endémicas del Cerrado ya no están presentes en áreas protegidas y que por lo menos 137 especies de animales están en peligro de extinción, el IBC y sus proyectos nacen con el potencial de fortalecer el movimiento de protección de esta región.

Nuestra estancia en ese bonito lugar, no solo fue enriquecedora sino también productiva con mucho aprendizaje práctico, fortalecido por el formato comunitario, cooperativo y solidario. Nosotros fuimos los primeros habitantes de esta tierra, viendo que es posible transformar cualquier lugar con amor y trabajo conjunto, con intercambio de conocimientos y experiencias, mucha voluntad, creatividad y alegría. Vimos que todo tiene una solución posible, consciente, responsable… en fin: ¡alternativas sostenibles!

 

En 9 meses, presenciamos como una casa mal construida e inacabada, que era lo único que existía en una tierra dañada por años de explotación agrícola, se transformaba en el brote de un hogar comunitario, gracias a la presencia de voluntarios, que con técnicas de permacultura iban embelleciendo el lugar, recubriendo las paredes con barro rojo y los alrededores con el verde de las plantas, que después de mucho cariño, trato y mucha materia orgánica recolectada de la ciudad, que una vez transformada en abono, alimentaba esa tierra que de seca, pasó a ser productiva y viva. Fueron levantadas Yurts con bambú, sanitarios ecológicos, cisternas para captar el agua de la lluvia, cultivo orgánico de alimentos… después de nuestra partida seguimos acompañando la evolución de este lindo proyecto, germinando poco a poco con cada vez más gente involucrada. El llamado Pié en la Tierra, encuentro de co-creación y captación de recursos para el proyecto, que se celebró en ese lugar, recibió gente de todo Brasil.

Actualmente la Aldea Aratikum, como lleva haciendo desde sus inicios, está recibiendo voluntarios y realizando vivencias permaculturales con la comunidad y cualquiera que se interese con sus propuestas, sintiéndose identificado con su filosofía. La transformación social es incuestionable tanto local como global, pues se trabaja con conceptos transformadores por sí mismos en un lugar de una belleza natural espectacular, como su mismo nombre nos recuerda: Alto Paraíso de Goiás.

Ese es un ejemplo de muchos, que demuestran que con voluntad y determinación, podemos crear nuestro hábitat, más acorde con nuestras creencias y formas de interaccionar con la madre Tierra. El cambio y la fuerza está en nosotros, solo falta creerlo y continuar aplicando y replicando proyectos como este, por todas partes donde haya gente dispuesta a luchar por la causa. Es fundamental preguntarnos a nosotros mismos que podemos hacer, por pequeño que sea, que genere un cambio en nuestro micro-mundo.

Escrito por Joel Jansà

VIDEOS:

Amigo hablando del IBC:

Chamado Pé na Terra (Llamado Pié en la Tierra):

Fuente de información: eusoils.jrc.ec.europa.eu

VIDEOS:
Integrante do IBC falando do projeto:

Chamado Pé na Terra:

Saiba mais sobre a iniciativa em:

http://www.biorregional.eco.br/

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *