Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on ene 5, 2016 | 1 comment

Foodcycle, derroche y probreza alimentaria

En Norwich, una ciudad del este de Inglaterra se encuentra Foodcycle. Dave me presentó esta iniciativa, me dijo “vamos, verás cómo os gusta!”. Él va más o menos cada viernes a cenar allí y cómo es un enamorado de la comida y todo lo que la rodea, también es un apasionado de esta iniciativa. Mientras escribo estas líneas ya puedo decir que es mi cuarta vez yendo a Foodcycle.

Mientras esperamos sentados a las afueras del “Friends Meeting House” van llegando bicicletas llenas de comida. Los voluntarios de Foodcycle, han pasado las últimas horas recogiendo comida de los supermercados. Cada viernes, el personal de varios supermercados les espera con la comida que ha sobrado y que no se pueden vender.

Dentro de la “Friends Meeting House” hay una cocina que uno podría definir como mediana, hay sitio para aproximadamente unas 10 personas que van clasificando, pelando y cortando los vegetales que van llegando transportados con las bicicletas. Las ollas también están en marcha con las patatas que hace unos minutos han llegado. Hoy el menú incluye sopa de patatas, melón y ensalada de entrantes. Después cous cous con estofado de berenjena, calabacín, y verduras varias acompañado de ensalada de rúcula con tomate. De postre, tarta de chocolate con piña y ensalada de frutas. Como siempre, menú vegetariano o vegano.

Como cada viernes desde las 4pm hasta las 7pm, cuando la cocina se abre al público, varios voluntarios cooperan para que la comida que los supermercados iba a tirar a la basura sirva para alimentar a unas 50 personas en Norwich; desde gente sin techo a estudiantes. Gente joven con camisetas de la universidad se mezcla con gente mayor arreglada a los años 70 y parejas con hijos pequeños. Rowan, el coordinador de la iniciativa, nos cuenta que uno de los objetivos de Foodcycle es ser un sitio de inclusión social. De hecho, no es la primera vez que Dave y yo disfrutamos no sólo de la comida sino también de las conversaciones alrededor de ella con gente tanto de nuestra edad (entre los 25 y los 35) como más jóvenes y mayores. De hecho, la situación económica de las personas que vienen a comer es seguramente muy distinta y esto hace del proyecto un lugar de desestigmatización. Dave y yo nos sorprendemos cuando una de las personas que asiste regularmente nos cuenta que no tenía ni idea que la comida era producto de los desechos del supermercado. Hablando con la gente nos damos cuenta que varias personas lo consideran un comedor social más, bueno, un comedor social más que hace comida deliciosa. Aquí hay gente que viene por ayudar a la sostenibilidad del planeta (aprovechar comida) y gente que simplemente viene para poder comer un buen plato caliente.

Foodcycle está presente en varias partes de Inglaterra. De hecho hay 21 centros en Inglaterra llevados por voluntarios. La coordinación y logística de los centros es llevada por 12 personas que trabajan para la ONG que además se encargan de promover la iniciativa en más partes de Inglaterra. Para poder pagar su salario hay un departamento de captación de fondos que se encarga de buscar subvenciones para que un pequeño grupo de personas pueda dedicarse a tiempo completo a coordinar y hacer esta iniciativa viable en más sitios donde pueda ser necesaria. Además, cómo ellos comentan, Foodcycle sobretodo se beneficia de 3 donaciones: la comida de los supermercados, el tiempo de los voluntarios y el espacio (cocinas y comedores) sin uso que donan varios edificios. Con estos tres tipos de donaciones logran que dos aspectos comunes en Inglaterra (y en muchos otros países), el derroche de comida y la pobreza, se encuentren en un mismo sitio. La iniciativa también acepta donaciones monetarias que se utilizan para comprar ollas o utensilios para la cocina como trapos o jabón.

La parte humana de este proyecto es lo que más me fascina. De un lado, a diferencia de otras iniciativas que hemos visitado con Buscant Llavors, esta no presenta una alternativa al sistema, al contrario, se beneficia de la insostenibilidad del sistema alimentario global e industrial imperante; pero con su labor también lo denuncia y sirve para mover conciencias.  Rowan y Lucy nos cuentan que a pesar de que les encanta estar involucrados en Foodcycle, ellos preferirían que no tuviera que existir, lo óptimo, comentan, sería que todos comiéramos local y orgánico y que no hubiera comida que se tirase al contenedor.

La visión crítica sería argumentar que esta iniciativa es un parche a un problema grave real de las sociedades dirigidas por un modelo capitalista. Los esfuerzos tendrían que ponerse en erradicar el problema de base: el consumismo, cultivar y consumir sólo productos locales, hacer lobby a los grandes supermercados para que no derrochen alimentos, construir alternativas que aseguren que no necesitamos supermercados de gran escala… Además, no les sirve como lavado de cara a estos gigantes del mundo consumista dar comida a Foodcycle? Seguramente limpian un poco su imagen y su conciencia y quién sabe si les sirve como márketing. Aún así, la lucha para encontrar soluciones al sistema de producción, distribución y consumo de alimentos puede ser paralela a aprovechar las brechas que el sistema tiene para ayudar a la inclusión social, a la gente que vive con pocos recursos económicos y a no tirar tanta comida. La lucha, para mi, tiene que ir en múltiples direcciones. Tengo unos amigos que han empezado a cultivar su propio huerto orgánico y ya tienen su pequeña comunidad de consumidores orgánicos locales. Ellos mismos van a cenar a Foodcycle de vez en cuando. Para mi, el sistema está tan dañado que necesitamos soluciones temporales mientras al mismo tiempo creamos soluciones de largo plazo.

Otra posible crítica es: ¿qué pasará si un dia Foodcycle desaparece? No estamos ayudando a empoderar a la gente sino que podemos estar creando dependencia. Este punto de vista da vueltas en mi mente mientras saboreo el delicioso estofado de verduras y hablo con una mujer que se sienta a mi lado y que con dificultad al hablar, porque ya es mayor, me cuenta cosas de su vida. Mientras hablamos me doy cuenta de que este espacio es de hecho un sitio de socialización importante, no sé hasta qué punto la socialización ayuda a que uno se sienta empoderado pero lo que observo es que aproximadamente la mitad de la gente que viene forma parte de una comunidad de personas con dificultades económicas y muchas se conocen de cada viernes, charlan y comparten historias de sus vidas. A mi parecer, venir aquí les ayuda no sólo por poder comer gratuitamente sino porque tienen un espacio donde compartir anécdotas y debatir sobre temas que les importan. Como es mi cuarta vez, ya empiezo a conocer a alguna gente, así que cuando voy a buscar mi segundo plato Hazel me saluda y hablamos un rato. Hazel debe tener unos 30 años, es profesora de inglés y viene cada viernes a disfrutar de Foodcycle, es un gusto hablar con ella.

Cuando vuelvo de coger el postre, otra persona se ha sumado a nuestra mesa y hablamos largo y tendido sobre religión y sobre sus hijos, que ya no viven en Norwich desde hace tiempo. Me paro de nuevo a charlar con mi espíritu crítico que, como siempre quiere imponer su opinión. Así que le escucho, le doy las gracias y la razón en sus argumentos, pero también le cuento que la vida no es perfecta y que las teorías académicas y críticas son necesarias y se deben aplicar paralelamente. En la práctica, Norwich es mucho mejor para mucha gente gracias a Foodcycle.

Para más información (en inglés): http://foodcycle.org.uk/ o http://foodcycle.org.uk/location/norwich/

Para profundizar más en temas sobre la comida recomendamos los siguientes documentales:

  • Dive: https://www.youtube.com/watch?v=3-NehFkQJ1M
  • Food matters: http://www.idocumentales.net/ver-food-matters

Escrito por Cristina

Visualiza las fotos de la iniciativa abajo:

foodcycle_21399310151_o

Sepa mas acerca de la inciativa en:

http://foodcycle.org.uk/

1 Comment

  1. Whoever wrote this, you know how to make a good arecilt.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *