Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on ago 3, 2013 | 0 comments

Empresas recuperadas: ante la crisis, autoorganización.

Empresas recuperadas: ante la crisis, autoorganización.

Argentina vivió una crisis en los años de cambio de siglo que recuerda en algunas cosas a lo que pasa hoy en el Estado español. Muchas empresas quebraban dejando a sus trabajadores sin esperanza de poder acceder a otro trabajo dada la situación de desempleo generalizado. Trabajadores que llevaban décadas trabajando para la misma empresa se encontraban desesperados, sin futuro.

En este contexto los métodos de lucha sindical anteriores se agotaban. La confrontación empleado-patrón no servía: “[…] porque vos ibas a discutir con la patronal y te decían: ‘Y bueno, si les damos esto, cierro y me voy’. Y no teníamos ninguna respuesta” [1]. Los trabajadores de IMPA, una fábrica de elaboración de aluminio, fueron los primeros en recurrir a una nueva estrategia, la recuperación de la empresa, que después sería replicada en toda Argentina.

Los trabajadores de IMPA ocuparon la fábrica en 1998 al ser evidente el proceso de vaciamiento. Es una situación que se repite en varios casos. Los patrones quieren vender todas las máquinas y muebles, a veces comprándolas ellos mismos por vía de una empresa fantasma, para después quebrar la empresa. En la liquidación, los trabajadores están muy atrás en la cola y quedan frecuentemente sin cobrar las deudas salariales acumuladas durante meses y las indemnizaciones que les corresponderían.

En IMPA, en 1998 un grupo de 40 trabajadores empieza a ver que cada vez hay menos trabajo, comienzan las deudas salariales y deciden ocupan la fabrica. Con el apoyo vecinal y de otros sectores, han conseguido hasta hoy superar todas las amenazas de desalojo y llevan ya 15 años produciendo, sacando adelante la fábrica, de manera autoorganizada. Todo se decide de forma asamblearia, todas las personas tienen el mismo sueldo.

El Hotel BAUEN es otra empresa recuperada de gran importancia simbólica. Este Hotel de 21 pisos que se inauguró para el mundial del 78 quebró en el año 2001. Se trata de un inmueble que arrastra todo tipo de irregularidades en su tenencia: el primer dueño nunca lo pagó, pero lo vendió a otro empresario que tampoco pagó y ahora después de la quiebra parece que es del estado. Mientras tanto, los trabajadores se han organizado y el hotel sigue funcionando desde 2004.

La tercera empresa es la imprenta Chilavert de Buenos Aires. Los trabajadores llevaban sin cobrar un tiempo y un dia llegó el mecánico a desmontar la máquina principal. Ahí se dieron cuenta de que el empresario estaba vaciando la empresa, haciendo una quiebra planificada, y ocuparon la imprenta para evitar la salida de las maquinas. 8 trabajadores (muchos con 20-30 años trabajados en la empresa) ocuparon la imprenta durante 8 meses. Hace dos años consiguieron la expropiación definitiva, es decir, el reconocimiento del derecho a producir como cooperativa en ese lugar con esas máquinas.

Todos estos procesos cuentan con un alto grado de aprobación de la opinión pública, incluso del gobierno nacional. La sociedad entiende que no se trata de usurpadores que quieren quedarse con algo que no les pertenece, sino de trabajadores que han dedicado toda una vida a una empresa y para los que defender su puesto de trabajo es la única esperanza. Los empresarios que dejan a los trabajadores en esta situación de auténtica desesperación quiebran en muchos de los casos sus empresas de forma planificada. Es un ejercicio de especulación productiva, en que se quiebran fábricas u otros negocios que no son deficitarios, sino únicamente menos lucrativos de lo que necesita la avaricia del patrón. Al ser las empresas de responsabilidad limitada, el empresario esquiva el pago de deudas a trabajadores y acreedores, al margen del tamaño de su patrimonio personal, y simplemente continúa con sus actividades de inversión en otras empresas.

Los trabajadores, autoorganizados, sin jerarquías ni conocimientos (a priori) de administración empresarial, contabilidad o derecho, han demostrado en las más de 300 empresas recuperadas argentinas que la empresas quebradas sí eran viables. No solo mantienen sus empleos, sino que la mayoría ha generado nuevos puestos de trabajo. A veces el sueldo se resiente, sobretodo en los inicios, pero ahora trabajan para ellos mismos, y eso, como me decía la portera de IMPA “es reimportante”.

¿Y que otras diferencias hay entre estas empresas y una empresa al uso, además del hecho de que los trabajadores se organizan y funcionan sin la necesidad ni de patrón, ni de gerente, ni de nadie que encarne una autoridad que haga trabajar a los demás? Una característica en que se abren al barrio. IMPA es todo un centro social con muchísimas iniciativas artística y culturales ocurriendo en el mismo edificio en que se siguen moldeando tubos de aluminio. Incluso hay una universidad de los trabajadores. Los bachilleratos populares como el de Chilavert, donde la gente que no ha tenido la oportunidad puede estudiar, se encuentran en muchas empresas. En BAUEN también devuelven a la sociedad el apoyo recibido, cediendo espacios para las actividades de múltiples organizaciones sociales.

A partir del año 2000, es decir, prácticamente desde el principio, surge el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas. Desde el inicio las empresas recuperadas no se entienden como fenómenos aislados sino como un movimiento. Las empresas se ayudan unas a otras en el proceso: desde la asesoría hasta el apoyo en momentos de desalojo. También son unas clientes de las otras y, particularmente en los inicios, se daban también intercambios entre ellas. Juntas, constituyen una fuerza de incidencia política y han conseguido, entre otras cosas, la aprobación de una nueva ley de quiebras por la cual a los trabajadores se les reconoce el derecho a formarse en cooperativa para seguir manteniendo la fábrica o la empresa en funcionamiento.

Para que conozcáis a algunos de los protagonistas de estas historias, aquí os dejamos unos vídeos, de Chilavert y de IMPA, gentileza de Barricada TV.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *