Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on jun 17, 2014 | 0 comments

Cultivo orgánico sostenido por la comunidad

Cultivo orgánico sostenido por la comunidad

Toni tiene un terreno considerablemente grande en las afueras de Iowa. Sus abuelos eras payeses pero la familia que les sucedió “dejaron” el campo para estudiar y hacer carrera más universitaria. Toni, después de terminar el doctorado sobre modelos de sostenibilidad decidió volver al terreno familiar.

 

Tres casas – una donde viven sus padres, otra su hermana, cuñado e sobrinos y otra él – rodeadas de inmensos terrenos, parte de los cuales son alquilados para la producción convencional y a gran escala de soya o maíz. Los otros terrenos, un sitio donde Toni está experimentando… ¿Porqué? Y sobretodo… ¿Quíen le ayuda?

Toni se unió a un curso de verano que organiza The Farming Institute (Instituto de Agricultura). Este instituto fue creado por Kate, Susan y Dick. Hace ya 17 años que Susan empezó a cultivar de forma orgánica para su comunidad. En ese entonces poca gente era aficionada a este tipo de agricultura pero empezando con pocos clientes llegó a suministrar, en su momento más álgido, verduras orgánicas a unas 300 familias. Kate, dejó su carrera profesional como ingeniera agrónoma para empezar su propia granja, en este proceso conoció a Susan, que le ayudó en sus inicios. Por su parte, Dick, era un ejecutivo de una gran empresa de softwares, cuando se jubiló pasó a ser un emprendedor construyendo granjas, actualmente tiene varios pequeños negocios.

Kate y Susan siguen teniendo cada una su granja pero colaboran para subministrar verduras ecológicas a la comunidad mediante lo que llaman el Community Supported Agriculture (Agricultura Sostenida por la Comunidad), una forma más directa que elimina intermediarios entre el agricultor y el consumidor. Ellas dos, junto con Dick, empezaron a lo que han llamado el Farming Institute, un programa que se hace cada verano para ayudar a jóvenes agricultores emergentes. Con la experiencia de Susan y Kate, los participantes obtienen una experiencia práctica. Todos los participantes interactuan y se hacen meetings donde cada uno explica su propio proyecto de forma que todos aprenden de todos. Los tres funadores del instituto ayudan y evaluan las propuestas.

Nosotros asistimos a uno de estos meetings, donde Toni presentó su proyecto. Él quiere empezar su propia plantación para formar parte del grupo de granjeros que trabajan para el modelo de Agricultura Sostenida por la Comunidad; quiere seguir el modelo de Susan y Kate. De momento, tiene una plantación prueba cerca de su casa, un huerto rodeado de un corral de gallinas para que estas se coman los insectos y protejan la plantación. Este proyecto me recuerda mucho a the Old Orchard Organic Farm, que vimos en Africa. Los días que estuvimos en Iowa, visitamos 3 granjas, la de las dos emprendedoras fundadoras del instituto y la de Toni.

Nos pusimos “manos a la obra” para ayudar a sacar las malas yerbas de las plantas de albacha y cortar sus flores para propiciar el crecimiento de sus hojas, nos ensuciamos ayudando a ponder las tuberías de regadío en medio de los campos, cargamos cajas de un sitio a otro y comimos verduras recién recogidas, rodeados de jóvenes con ganas de cambiar la agricultura.

El modelo es parecido al de la “cistella ecológica” en Barcelona o “organic box” en San Francisco donde recives una caja de alimentos ecológicos cada semana (por ejemplo). Pero aquí, igual que en Zambia, eres tu quien va a buscar la caja al punto donde están el agricultor. Toni defiende que esto es mejor que por ejemplo los Farmer’s market, porque tienes un trato más directo con el cliente, con las personas que reciven tu comida, con la comunidad.

Para mi, todos estos métodos son buenos porque apartan a la sociedad de los grandes supermercados. Se impulsa comprar productos locales y de temporada. La economía local crece, se disminuye el CO2, se crean relaciones sociales entre la gente de la comunidad y se consigue que las nuevas generaciones se acerquen más al campo.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *