Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on mar 22, 2013 | 0 comments

Chawamo: Cooperativa en femenino

Estamos en Dar Es Salam. Capital grande, sucia, ruidosa de Tanzania. Shedrack, nuestro contacto aquí, nos lleva a visitar este grupo de mujeres con carácter y determinación. Tienen una cooperativa para la limpieza de su barrio y forman grupo de micro-crédito. Un ejemplo de autoorganización, de cómo tomar la iniciativa sin esperar la llegada de ningún salvador en su caballo blanco. Madres, luchando por sus hijos.

Cooperativa en femenino
Conceptos clave: Vicoba | auto-financiación | microcrédito | colectividad | generación de empleo |

En un barrio a las afueras de Dar es Salam (aunque no estamos muy seguras, porque esta ciudad parece que no se termina nunca) ha arrancado hace pocas semanas el proyecto health and clean (salud y limpieza). Una asociación de mujeres viudas, Chawamo, ha conseguido la concesión de las autoridades locales para encargarse de la recogida de basuras (no selectiva, aquí el reciclaje no ha llegado) de su zona. Cada día los 6 trabajadores contratados por la asociación, pasan por casas y comercios recolectando los residuos, acompañados de dos mujeres de la asociación, que cobran a los vecinos lo que para nosotros sería un impuesto de basuras. A veces con guantes, a veces no, los trabajadores ponen la basura en sacos que transportan en un carro de dos ruedas hasta un contenedor que después se llevará un camión.

En Tanzania las viudas no reciben ninguna ayuda ni pensión, lo que aumenta su riesgo de pobreza y exclusión social y la de sus hijos. La mayoría de las mujeres del grupo tienen su propio mini-negocio con el que intentan sacar adelante a la familia. Asha cocina y vende unos tres kilos de arroz cada día. Asia hace y vende jabón. Además, las mujeres de este colectivo participan en otra actividad, muy típica de las economías en pequeño de este país: el Vicoba (village community bank). Todas hacen una pequeña aportación semanal a un bote común y pueden tomar préstamos respaldadas solamente por la confianza de las compañeras. Este sistema auto-gestionado y auto-financiado de microcrédito, cuenta con gran tradición en Tanzania, y también en otros países africanos, y es, y ha sido siempre, principalmente una institución femenina. Ellas mismas nos cuentan que estos grupos con hombres no funcionan, que ellos se beben los préstamos, que no tienen el sentido de responsabilidad necesario.

Pero sus ingresos se quedan cortos aún con el apoyo del Vicoba. Por eso las mujeres andaban buscando una actividad más grande y estable que aunque fuera inalcanzable para cada una de ellas individualmente, pudieran abarcar colectivamente.
Antes de tomar ellas el relevo, la recogida de basuras estaba a cargo de una empresa que no cumplía ya no con su función, sino con unos mínimos de salubridad. Y una problemática del barrio se convirtió en una oportunidad para ellas. Las autoridades locales les dieron su voto de confianza, y así empezó un proyecto esperanzador para estas mujeres y beneficioso para la comunidad.

Así, las mujeres combinan aliviar necesidades y buscar beneficios propios con los de la sociedad en sentido más amplio. Además, a pesar de formar parte de un colectivo desfavorecido, la asociación identifica otros colectivos a los que dedicar parte de su tiempo y recursos, como enfermos de SIDA y cáncer y niños de la calle. Cuando les preguntamos por sus objetivos, nos hablan de generar empleo o de mejorar la situación higiénica del barrio, de afianzar el proyecto y mejorar las condiciones… y ya cuando se pueda, de tener un ingreso para ellas. Cuando les preguntamos de los beneficios que les supone Chawamo, nos hablan no solo de que esperan un ingreso, sino del apoyo del resto de grupo y de que se sienten acompañadas e identificadas con las demás.

Aquí nadie ha venido a empoderar a estas mujeres, ni a capacitarlas, ni a diseñar un proyecto más o menos participativo con los fondos de la unión europea o la fundación coca-cola bajo el brazo. Ellas solitas se sientan cada sábado, discuten en asamblea lo que haya que discutir, aportan lo que esa semana pueden aportar al proyecto y lo apuntan en su libreta, a mano, sin sofisticaciones, sin ordenador, sin redactar objetivos, presupuesto, ni estrategias de evaluación. A veces a nosotros nos da la sensación de que todo es muy complicado, que hay que estar preparado y hace falta estudios para todo. Vivimos acomplejados en la titulitis y la hiper-especialización, intentando darle mucha importancia a nuestro trabajo (asalariado), haciéndolo parecer lo más complicado e imprescindible posible. Pero hay ejemplos que indican que la propia voluntad, humildad, sentido común y capacidad de cooperación, sumado a buenos valores y confianza pueden ser suficientes para sacar adelante lo que el grupo se proponga.

Siempre es difícil hablar de género, pero este se nos presenta como un proyecto profundamente femenino. Cooperativo, solidario y sensible al entorno. Horizontal y ambicioso, en el mejor sentido de la palabra. Para nosotras, es la imagen misma de las mujeres luchadoras, incansables, que siempre sacan todo y a todos adelante a pesar de sufrir de una carencia crónica de oportunidades. Y que además, siempre lo hacen mirando hacia fuera, dándose a los demás. Quizás sea una percepción sesgada, pero salimos de allí invadidas por la certeza de que somos las mujeres las que cambiaremos este mundo.

Posiblemente sea en gran parte que las mujeres hemos sido educadas en la responsabilidad familiar, en vivir para los demás antes que para nosotras mismas. Queremos lanzar, más una invitación a la reflexión que una afirmación: A lo mejor resulta que eso de la igualdad de género no es (sólo) el empoderamiento de las mujeres, no es sólo permitirles entrar en el mercado laboral, y en los puestos de decisión y en las maneras de hacer de este mundo masculino. Puede que sea hora de empoderar a los hombres, enseñarles a mirar más allá de su identidad individual profesional, para que puedan aprender a vivir lo colectivo y emocional, la interdependencia y responsabilidad social, y no sólo lo individual, competitivo, comparativo, racional y material.

Visualiza las fotos sobre esta iniciativa abajo:

IMG_2135

Sepa mas sobre esta iniciativa en:

https://www.incredible-edible-todmorden.co.uk/

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *